Organización

Encuentros Farmaforum celebra la Jornada Compliance Penal en el sector farmacéutico

Patrocinada por Olleros Abogados, SGS y Sotec Consulting, la Jornada respondió a la cuestión “¿Está su empresa a salvo de cometer delitos?”

 

El pasado 27 de mayo, en la sede de Deusto Business School de Madrid, se celebró la Jornada “Compliance Penal en el sector farmacéutico ¿Está tu empresa a salvo de cometer delitos?”, dentro del programa de Encuentros Farmaforum.

 

La Jornada, patrocinada por Olleros Abogados, SGS y Sotec Consulting, contó con la presentación a cargo de Eduardo Sanz, director del Congreso Farmaforun y director general de PharmaPlan, y de José Ignacio Olleros, abogado socio en Olleros Abogados. El encuentro fue un éxito de asistencia, con varias decenas de profesionales entre los que se encontraban CEOs, compliance officers, directores de responsabilidad social corporativa, directores de asesoría Jurídica, directores de riesgos, responsables de medio ambiente, responsables de seguridad e higiene, responsables de calidad, responsables de comunicación, responsables de auditoría Interna, responsables de I+D+I, entre otros profesionales del sector farmacéutico, químico y bio-tecnológico interesados en el ámbito del Compliance Penal.

 

Eduardo Sanz agradeció a las compañías que presentaron el programa “su esfuerzo por hacer comprensible y útil su comunicación”, en un encuentro “con vocación continuidad”. Por su parte, José Ignacio Olleros, subrayó la importancia del tema de la jornada para el sector, ya que “si hay un sector especialmente sensibilizado en hábitos de compliance es el farmacéutico”. En opinión de Olleros, "es necesario que las empresas se adapten a las nuevas exigencias. Es un esfuerzo de investigación y tiempo, pero no debe verse como una carga sino como una oportunidad de conocer mejor nuestra empresa para saber lo que estamos haciendo bien, evitar duplicidades, y conocer los riesgos existentes estableciendo las medidas necesarias para evitar daños en nuestra imagen corporativa que pueden afectar a la cuenta de resultados”.

 

Las presentaciones que se sucedieron a lo largo de la jornada cumplieron el objetivo señalado por Olleros, de audar ayudar a “conocer el alcance de la reforma legal y detectar si nuestra empresa está actualizada, identificar los riesgos penales en el sector farmacéutico, los requisitos del modelo de prevención, y su integración como sistema de gestión en un sistema de cumplimiento transversal”.  Igualmente por parte de SOTEC CONSULTING se presentó una herramienta de gestión del sistema orientada a facilitar la labor del órgano de supervisión y control.

 

La reforma del Código Penal del año 2010 supuso una importante novedad en nuestro ordenamiento jurídico, ya que introdujo la responsabilidad penal de las personas jurídicas en España. Sin embargo, ha sido con la reforma que entró en vigor el pasado 1 de julio de 2015, cuando se ha dotado de verdadera importancia a los programas de Compliance en las empresas, ya que no solo se configuran como una exigencia legal, sino que los mismos serán eximentes de responsabilidad penal, siempre que hayan sido implantados antes de la comisión del delito y contengan medidas idóneas y eficaces para prevenir los delitos en cuestión.

 

Benjamín Prieto, socio del área procesal de Olleros Abogados, y director del Postgrado de Experto en Compliance de la Universidad Europea, advirtió que tras los cambios “el legislador quiere que se implante dentro de las empresas un modelo de prevención de conductas delictivas, y prevé penas de multa, suspensión de actividades, prohibición de contratar con la administración, intervención judicial, y hasta disolución de la compañía".

 

Para evitar incurrir en errores legales, las empresas tienen que adaptarse a las exigencias de la reforma e incorporarlas a su organización. Según Rocío Gil, asociado senior del área de procesal penal y responsable del área de Corporate Compliance de Olleros Abogados, “el reto para este sector es adaptar el compliance penal a las normas de obligado cumplimiento que ya tiene la empresa, ya sea impuesta por el legislador, ya sea autoregulación como ocurre con los como los códigos deontológicos. El gran paso que ha de dar la industria farmacéutica es integrar todas sus áreas en un modelo de prevención único que evite las duplicidades de esfuerzos, de procedimientos y de sanciones”.

 

Elena Ballesteros, asociado del área de procesal penal y Corporate Compliance de Olleros Abogados, ilustró su ponencia con ejemplos concretos de malas prácticas de algunas compañías y profesionales de la salud, y su consideración delictiva a partir de la reforma. Como el caso del jefe de traumatología de un hospital que compraba las prótesis a la empresa de un familiar, “un caso que hasta ahora era poco ético, pero desde la entrada en vigor de la reforma además es un delito”.

 

Desarrollo de un sistema de gestión de Compliance Penal

El sector farmacéutico ocupa una posición privilegiada en materia de Compliance Legal. Se trata de una industria muy competitiva y altamente regulada, en la que el establecimiento de normas de comportamiento, por ejemplo, en materia de promoción de medicamentos de prescripción o de interrelación con profesionales y organizaciones sanitarias, a través de Códigos de Buenas Prácticas, está muy arraigado. Sin embargo, los procedimientos internos de que disponen las compañías, a nivel sectorial, no solo pueden no ser suficientes, sino que deben adaptarse a las exigencias del Código Penal, ya que existe un catálogo de delitos, por los que responde la empresa, que exceden de los códigos éticos adoptados internamente. Por ello, es necesario que aquellos procedimientos se complementen y convivan con un Programa de Compliance Penal específico para la industria farmacéutica, adaptado tanto a los riesgos propios del sector, como a la concreta compañía, teniendo en cuenta el tipo de producto que comercializa (medicamentos de prescripción, de venta libre - OTC, etc), el tipo de actividad que realiza (laboratorio, comercialización, ensayos clínicos, etc) y sus grupos de interés.

 

Durante la segunda sesión de la Jornada, los profesionales de SGS expusieron los aspectos claves del modelo de prevención de delitos como sistema de gestión: ISO 19600, y la convivencia con otros estándares ya implementados en la organización, así como las bases de la metodología para la puesta en marcha de un Sistema de Gestión de Compliance Penal. Por su parte, desde Sotec Consulting, se mostró el funcionamiento y las posibilidades de la herramienta de gestión de Compliance.

 

Para el desarrollo de un sistema de gestión de compliance penal, según José Miguel Carreño, manager de SGS, “es necesario planificar antes de actuar, analizar el entorno de la organización, conocer y controlar el riesgo, y medir si con los controles actuales se puede eliminar el riesgo y tomar las medidas de mejora”.

 

Para Carreño, una de las claves del éxito es la implicación de la dirección de las empresas, y afirmó que “los sistemas necesitan que los líderes de la organización los impulsen, si no lo hacen no pueden funcionar”. El desarrollo del sistema de gestión de compliance penal, debe “valorar la posibilidad y gravedad de los riesgos, su prioridad, los procesos a desarrollar, y aplicar una mejora continua tal y como prevé la ISO 19600”.

 

Finalmente, los asistentes pudieron conocer la herramienta de gestión de compliance desarrollada por Sotec de acuerdo con Olleros Abogados y SGS. Álvaro Caba, consultor senior de Sotec, explicó las principales funciones de esta “herramienta de gestión y seguimiento para el cumplimiento de la normativa, como la gestión documental, la gestión de riesgos, la certificación, el canal de denuncias, y las estadísticas”. Entre sus ventajas, la herramienta, según Caba, “distribuye entre todos los empleados la responsabilidad preventiva, en función de a quién compete cada riesgo”. Igualmente como terceros independientes, facilitan la prueba a la empresa en caso de que tenga que acreditar el ejercicio de las tareas de supervisión ante un tribunal.

 

Tras las distintas presentaciones, los ponentes entablaron un animado debate en el que los asistentes pudieron participar realizando preguntas sobre los aspectos prácticos de compliance penal.